Fisherman's Wharf

Si hay una parte de la ciudad que los visitantes, tanto los que vienen por primera vez como los que repiten su visita, identifican con San Francisco, esa es Fisherman’s Wharf. El alegre repiqueteo de las campanas del tranvía, en las dos líneas que recorren el barrio, las vistas, los sonidos y los olores a lo largo de la concurrida Jefferson Street, las históricas y restauradas fábricas de ladrillo a vista, las humeantes ollas callejeras de cangrejo Dungeness, todo ayuda a hacer de Fisherman’s Wharf o Muelle de los Pescadores la atracción turística más prestigiosa y duradera de la ciudad. Las sinuosas aguas de la Bahía de San Francisco, el noble puente Golden Gate y “The Rock’’, la isla de Alcatraz le siguen en popularidad.

Aún existe la pesca comercial en este sitio histórico de la flota pesquera de San Francisco. Pero en el actual Fisherman’s Wharf hay menos peces que personas y es hoy más un sitio de entretenimiento que un puerto de escala marítima. El PIER 39, un muelle remodelado de madera, que está ahora bordeado de restaurantes con vistas a la Bahía, tiendas de souvenirs, artistas callejeros y atracciones de 'entretenimiento educativo' como el Acuario de la Bahía, personifica esta evolución. 

La empresa marítima Blue & Gold Fleet, ofrece paseos turísticos desde el PIER 39. La empresa marítima Red & White Fleet opera desde el Pier 43 y 1/2. Las excursiones a Alcatraz y a Angel Island, con su conmovedor Museo de la inmigración de Asia y el Pacífico, son atracciones populares, como también lo son los barcos históricos anclados en el muelle de Hyde Street. Los taxis acuáticos están disponibles para servicios de transporte por encargo de un punto a otro de la Bahía. Para los marineros de agua dulce, Boudin Bakery sirve su sopa de crema de almejas en un tazón comestible hecho de pan francés de fermentación natural.

La que fue antiguamente la fábrica de chocolate Ghirardelli Square es hoy un espléndido complejo de tiendas y restaurantes. El mismo destino comparten The Cannery, una industria de conservas reformada, y el Hotel Argonaut, instalado en un edificio histórico. La casi docena de hoteles que funcionan en Fisherman’s Wharf o en sus cercanías, están unidos a la ciudad por autobuses, tranvías y el histórico tranvía F.

¿Sediento? Dirígete al final del recorrido del tranvía en las calles Hyde y Beach y entra al Café Buena Vista. El animado bar y restaurante introdujo en América, en 1952, el Irish Cofee o café irlandés.

Conoce Más >>